Bookmark and Share

La Población y el Ambiente: El Reto Global

Don Hinrichsen y Bryant Robey

articlehighlights

El crecimiento acelerado de la población puede disminuir la calidad de nuestras vidas debido a que este crecimiento:

  • destruye los recursos naturales, como el agua y los bosques, que son necesarios para sostenernos;
  • desacelera la dinámica de una economía saludable; y
  • disminuye el nivel de la biodiversidad, de la cual también dependemos.

September 2000

hinrichsenphoto.jpg

Shinjuku ward of Tokyo, Japan at night. Population stabilization and resource conservation will lead to the challenges of sustainability. Photo: Zaida Montañana. December 2005.

El reto es: Proveer para poblaciones que siguen aumentando sin destruir al medio ambiente.

Al comienzo de este nuevo siglo, los recursos naturales se encuentran bajo una creciente presión, amenazando a la salud pública y al desarrollo. La escasez de agua, el agotamiento de los suelos, la pérdida de los bosques, la contaminación del aire y de las aguas y la degradación de las costas afligen a muchas áreas. A medida de que la población del mundo aumenta, la mejora de los estándares de vida sin destruir al ambiente se convierte en un reto global.

Hoy en día, la mayoría de las economías desarrolladas consumen recursos mucho más rápidamente de que los pueden regenerar. La mayoría de los países en desarrollo con un crecimiento rápido de la población se enfrentan a la necesidad urgente de mejorar los estándares de vida. A medida de que los humanos explotan a la naturaleza para poder llenar sus necesidades actuales, ¿estamos destruyendo los recursos necesarios para el futuro?

El ambiente empeora

Alrededor de 3 millones de personas anualmente mueren debido a la contaminación.

En la década pasada y en cada sector ambiental, las condiciones o no han mejorado o se han puesto peor. Por ejemplo:

  • La salud pública:
    Las aguas contaminadas, conjuntamente con una deficiente salubridad, matan a más de 12 millones de personas al año, la mayoría en los países en desarrollo. La contaminación del aire mata a otros 3 millones. Los metales pesados y otros contaminantes también causan problemas generalizados de salud.
La cantidad de tierra agrícola perdida por la degradación corresponde a dos tercios de América del Norte.
  • El suministro de alimentos: ¿Tendremos suficientes alimentos para alimentar a todo el mundo? En 64 de los 105 países en desarrollo estudiados por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), la población ha estado creciendo más rápidamente que la disponibilidad de alimentos. Las presiones de la población han degradado unos 2,000 millones de hectáreas de tierras arables, un área del tamaño de Canadá y los Estados Unidos juntos.

  • Las aguas dulces: La disponibilidad de agua dulce es finita, pero la demanda está subiendo aceleradamente a medida de que crece la población y de que aumenta el uso per capita. Para el año 2025, cuando se proyecta que la población del mundo alcance los 8,000 millones, se prevé que 48 países, conteniendo a 3,000 millones de personas, van a enfrentar escasez de agua.

  • Las costas y los océanos: La mitad de los ecosistemas costeros están bajo presión debido a las altas densidades de población y por el desarrollo urbano. En los mares del mundo está subiendo una marea de contaminación. La pesquería oceánica está siendo sobre-explotada, y las capturas o cosechas de pescado han disminuido.

La demanda de productos forestales excede en un 25% el consumo sostenible.
  • Los bosques: Casi la mitad de la cobertura boscosa original ha desaparecido y cada año se cortan, aplanan o queman otras 16 millones de hectáreas. Los bosques proveen más de 400 mil millones de dólares a la economía mundial cada año y son vitales para mantener la salud de los ecosistemas. Sin embargo, la demanda actual por productos del bosque puede exceder los límites del consumo sostenible en un 25%.
Dos tercios de las especies de la tierra están declinando.
  • La biodiversidad: La diversidad biológica de la tierra es crucial para continuar la vitalidad de la agricultura y de la medicina, y quizás hasta de la vida misma en la tierra. A pesar de esto, las actividades humanas están llevando a la extinción a miles de especies de plantas y de animales. Se estima que dos de cada tres especies se encuentra en declive.

  • El cambio climático global: La superficie de la tierra se está calentando debido a las emisiones de gases de invernadero, la mayoría provenientes del uso de combustibles fósiles. Si la temperatura global aumenta tal y como se ha predicho, los niveles del mar subirán varios metros, causando inundaciones por todo el mundo. El calentamiento global también puede causar sequías y perturbar a la agricultura.

Hacia un futuro sobrellevable

La forma en que la gente preserve o abuse al ambiente determinará en gran parte si los estándares de vida van a mejorar o a empeorar. El número creciente de seres humanos, la expansión urbana y la explotación de los recursos no predicen nada bueno para el futuro. Sin poner en práctica el desarrollo sostenible, la humanidad se enfrenta a un ambiente en deterioro y puede hasta invitar un desastre ecológico.

  • Tomando acciones: Muchos de los pasos tendientes a la sostenibilidad se pueden tomar ahora. Estos incluyen: un uso más eficientemente de la energía, un mejor manejo de las ciudades, comenzar a eliminar a los subsidios que promueven el desperdicio, etc.
La tierra debe sostener a mil millones de personas más cada 13 años.
  • Estabilizando a la población: A pesar de que la tasa de crecimiento de la población ha disminuido, el número absoluto de personas continúa creciendo, en unos mil millones cada 13 años. La disminución del crecimiento de la población ayudaría a mejorar a los estándares de vida y nos daría tiempo para poder proteger a los recursos naturales. A la larga, para poder mantener estándares de vida altos, el tamaño de la población mundial debe estabilizarse.

La población y el desarrollo sostenible

Un menor crecimiento proveerá tiempo para resolver a los problemas de sostenibilidad.

Los ambientalistas y los economistas están de acuerdo más y más en que los esfuerzos para proteger al ambiente y para lograr mejores estándares de vida están muy unidos y se refuerzan mutuamente. La disminución del aumento en la población, especialmente ahora que la demanda per capita de los recursos naturales está aumentando, puede aliviar la presión sobre el ambiente y darnos tiempo para mejorar los estándares de vida en formas sostenibles.3,8,11,12

  • A medida que disminuye la tasa de crecimiento de la población, los países pueden invertir más en la educación, en la salud pública, en la creación de empleo y en otras mejoras que ayudan a mejorar la calidad de vida.11 A su vez, a medida que las entradas personales de dinero, los ahorros y la inversión aumentan, la disponibilidad de recursos aumenta también, lo cual puede aumentar la productividad. Este proceso dinámico ha sido identificado como una de las razones clave para explicar el rápido crecimiento de las economías de muchos países asiáticos entre los años de 1960 y 1990.5
Una economía dinámica también necesita un crecimiento de población lento.
  • En los años recientes la fertilidad ha disminuido en muchos países en desarrollo y, como resultado, el crecimiento anual de la población mundial ha disminuido aproximadamente a un 1.4% en el año 2000, comparado a un 2% en 1960. Las Naciones Unidas estimaron recientemente que la población está creciendo en unos 78 millones de personas al año, lo cual es menos de los 90 millones al año estimados para comienzos de los años 90.10 Aún así, con esta tasa actual, la población mundial aumenta en mil millones cada 13 años. La población mundial sobrepasó los 6 mil millones en 1999 y se proyecta que pasará los 8 mil millones para el año 2025.
En muchos países, los nacimientos son muchos más frecuentes que las muertes, lo cual resulta en la sobrepoblación.
  • Globalmente, la fertilidad ha disminuido a la mitad de lo que era en los años 60, a un nivel de tres niños por mujer.10 En 65 países, incluyendo 9 países desarrollados, las tasas de fertilidad han caído por debajo del nivel de reemplazo, o sea, menos de dos niños por mujer.9 Sin embargo, la fertilidad está por encima del nivel de reemplazo en 123 países, y en algunos países se encuentra substancialmente por encima del nivel de reemplazo. En estos países la población continua creciendo rápidamente. Cerca de 1,700 millones de personas viven en 47 países donde la tasa de fertilidad promedio se encuentra entre tres y cinco niños por mujer. Otras 730 millones de personas viven en 44 países donde las mujeres tienen como promedio cinco niños o más.7
El crecimiento en las poblaciones ocurre mayormente en naciones en vías de desarrollo.
  • Casi todo el crecimiento de la población se encuentra en los países en desarrollo. Como resultado de estas diferencias en el crecimiento de la población, la población de Europa va a disminuir de un 13% de la población mundial a un 7% en los próximos 25 años. Mientras tanto, la población de África al sur del Sahara aumentará en proporción de un 10% a un 17%. Se proyecta que la proporción en otras regiones se mantendrá igual a la presente.6
Partes de África experimentarán una escasez de agua dramática para el año 2025.
  • A medida que la población y la demanda sobre los recursos naturales continua creciendo, los límites ambientales se harán más aparentes.6 Se espera que la escasez de agua va a afectar a más de 3 mil millones de personas para el año 2025, siendo la región del África al sur del Sahara la más afectada.2 Muchos países pueden evitar las crisis ambientales si toman pasos ahora para conservar y manejar mejor el suministro y la demanda de recursos y simultáneamente bajar el crecimiento poblacional. Esto se puede lograr por medio de la diseminación de la información y de los servicios necesarios para poder tomar decisiones informadas sobre la salud reproductiva.
La planificación familiar es efectiva para estabilizar el crecimiento.
  • Los programas de planificación familiar juegan un papel clave en estos asuntos. Cuando la información sobre la planificación familiar se encuentra ampliamente disponible y accesible, las parejas pueden alcanzar su fertilidad meta más efectivamente.4 El Banco Mundial ha hecho la observación de que “aún en circunstancias adversas, como por ejemplo, bajas entradas de dinero, educación limitada y pocas oportunidades para la mujer, los programas de planificación familiar han logrado reducir el crecimiento de la población y mejorar las condiciones de las familias.” 1

Conclusión

Si cada país se comprometiera a estabilizar su población y a conservar sus recursos, el mundo estaría en posición de enfrentar el reto del desarrollo sostenible. La práctica del desarrollo sostenible requiere la combinación de una sabia inversión pública, un manejo efectivo de los recursos naturales, unas tecnologías agrícolas e industriales limpias, una menor contaminación y un crecimiento poblacional más lento.

Conclusión: Arriesgamos destruir nuestro nivel de vida si no controlamos el crecimiento de la población.

La preocupación sobre la “bomba de la población” puede haber disminuido un poco al haber bajado las tasas de fertilidad, pero se proyecta que la población mundial seguirá su expansión hasta mediados de siglo. Cuándo y a cuál nivel se estabilice tendrá un efecto poderoso sobre los estándares de vida y sobre el ambiente global. A medida que el tamaño de la población continúe alcanzando niveles nunca antes vistos, y a medida que el consumo per capita aumente, el ambiente continuará colgando en el balance.

Nota del Editor de ActionBioscience (Noviembre 2002): La ciudad de Nueva York era la única ciudad con más de 10 millones de habitantes en el año 1950; para el año 2015 se estima que habrán 21 ciudades en esta categoría. Además, la mayoría del crecimiento de la población urbana ocurrirá en países en desarrollo, los cuales no están equipados para manejar la creciente necesidad de más transporte, habitación, agua y manejo de aguas servidas. Esta magnitud del crecimiento de la población urbana no tiene precedentes en la historia de la humanidad. (Revista National Geographic, “Ciudades,” Noviembre 2002).

Don Hinrichsen es un oficial principal de proyecto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Población. Él fue editor en jefe de Ambio, una revista científica sobre el ambiente humano publicada por la Academia Real Sueca de Ciencias. También fue el primer editor en jefe del Informe sobre los Recursos Mundiales publicado por el Instituto de los Recursos Mundiales, el banco Mundial, la UNEP y la UNDP.
http://iwpr.net/what-we-do/iwpr-staff-and-offices

Bryant Robey es editor de los Informes sobre la Población publicados por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de John Hopkins, en Baltimore, Maryland. También ha sido autor de muchos artículos y monogramas sobre temas de población. http://info.k4health.org/pr/staff.shtml

La Población y el Ambiente: El Reto Global

Estas referencias están en inglés. Las referencias no han sido traducidas al español dado que la mayoría de los artículos citan fuentes en el idioma inglés.

  1. Bulatao, R.A., Levin, A., Bos, E.R., and Green, C. “Effective family planning programs.” Washington, D.C., World Bank. p. 110.
  2. Gardner-Outlaw, T. and Engelman, R. “Sustaining water, easing scarcity: A second update.” Washington, D.C., Population Action International, 1997. p. 20.
  3. Green, C.P. “The environment and population growth: Decade for action.” Population Reports, Series M, No. 10. Baltimore, Johns Hopkins School of Public Health, Population Information Program, May 1992. p. 31.
  4. Kumar, S. “Is development the best contraceptive? Evidences from Uttar Pradesh.” In: Gupta, K. and Pandey, A., eds. Population and Development in Uttar Pradesh. New Delhi, India, B.R. Publishing. p. 137-144.
  5. Mason, A. “Will population change sustain the ‘Asian economic miracle’?” Analysis from the East-West Center 33: 1-8. Oct. 1997.
  6. National Research Council P.O.P.P. and Committee on Population Commission on Behavioral and Social Sciences and Education. Beyond Six Billion: Forecasting the World’s Population. Bongaarts, J. and Bulatao, R.A. eds. Washington, D.C., National Academy Press, p. 258.
  7. Population Reference Bureau (PRB). “2000 World population data sheet.” Washington, D.C., Population Reference Bureau, 2000.
  8. Roodman, D.M. “The natural wealth of nations: Harnessing the market for the environment.” Worldwatch Environmental Alert Series. W.W. Norton & Co., 1998. p. 303.
  9. United Nations Department of Public Information (DPI). “Earth summit + 5, backgrounder.” New York, United Nations, 1997.
  10. United Nations Population Fund (UNFPA). “The state of the world population 1999.” Six Billion: A Time for Choices. Marshall, A., ed., New York, UNFPA, 1999. p. 76.
  11. Upadhyay, U.D. and Robey, B. “Why family planning matters.” Population Reports, Series J, No. 49. Baltimore, Johns Hopkins School of Public Health, Population Information Program, Jul. 1999. p. 31.
  12. World Bank. World development report 1992: Development and the environment. Oxford, Oxford University Press, 1992. p. 308.

Advertisement



Understanding Science