Bookmark and Share

El Legado de Charles Darwin

Tim M. Berra

articlehighlights

El concepto de la evolución de Darwin cambió para siempre la forma en que entendemos cómo funciona la naturaleza. En este artículo aprenderemos acerca de:

  • Las observaciones de Darwin sobre la naturaleza, que lo llevaron a desarrollar sus ideas
  • Porqué, la evolución a través de la selección natural, es la base de toda la biología
  • Como las ideas de Darwin influenciaron nuestro entendimiento de las ciencias
  • Como continúa afectándonos hoy la evolución

January 2010


Charles Darwin en sus últimos años. El año 2009 marca el aniversario de su bi-centenario. Fuente: Wikimedia Commons. Foto de J. Cameron, 1869. Fuente original: Harvard University publications.

El Libro El Origen de las Especies (Origin of Species) tendrá 150 años en el 2009.

Charles Darwin (1809-1882) fue un hombre extraordinario desde cualquier punto de vista. La teoría de la evolución a través de la selección natural, como la presenta en su libro On the Origin of Species (Sobre el Origen de las Especies),1 es considerada por los historiadores y los filósofos de la ciencia, como una de las ideas más importantes que la mente humana ha producido jamás.2 Las implicaciones de su invaluable perspicacia fueron mas allá de la ciencia, e impactaron en forma profunda la mente humana.

Las grandes ideas de Darwin

Darwin pasó 5 años en el barco HMS Beagle, explorando el mundo.

Darwin nació y fue educado durante una época en la cual el punto de vista científico prevalente era el de la creación especial. Es decir, que Dios creó el universo y todas las especies hace algunos miles de años, y éstas fueron inalterables. La “revelación” y no la ciencia proporcionó este punto de vista. Darwin empezó su viaje en el HMS Beagle (1831-1836) con esta creencia. Las observaciones que hizo durante la travesía que fue un viaje de reconocimiento alrededor del mundo, incluyendo una parada en las Islas Galápagos, llevaron a que Darwin cuestionara el mito de la creación y la inalterabilidad de las especies. Encontró fósiles marinos a miles de pies por encima del nivel del mar, y dedujo que la tierra había sido elevada por movimientos telúricos; no fue inundada en un gran diluvio bíblico. Otras de las observaciones que influenciaron su manera de pensar incluyeron las siguientes:

Darwin encontró fósiles marinos muy por encima del nivel del mar.
  • Los fósiles de mamíferos que él descubrió en América del Sur se parecían a mamíferos vivos de la misma región. ¿Por qué iba a ocurrir esto si es que cada especie hubiese sido especialmente creada? En esos días casi nadie reconocía la extinción.
  • Si cada especie hubiese sido creada en un lugar específico, ¿por qué los animales en islas cercanas a regiones continentales se parecían a aquellos de la tierra firme más cercana?
  • ¿Por qué en un grupo de islas había tantas especies que se parecían tanto, pero mostraban pequeñas diferencias de isla en isla? Es como si “una especie hubiera sido tomada y modificada para fines diferentes,” escribió él en Voyage of the Beagle (Viaje del Beagle).3

Ninguna de estas cosas tenía sentido desde una perspectiva creacionista. En 1844 le escribió a su amigo el botánico Joseph Dalton Hooker (1817-1911) “Estoy casi convencido (contrariamente a la opinión con la que empecé) de que las especies no son (es casi como confesarse de un asesinato) inmutables.”

La elegante simplicidad del raciocinio de Darwin puede resumirse como sigue:

La idea de la selección natural fue la idea más grande de Darwin.
  • En la naturaleza hay variación: se genera mucho más prole de la que puede sobrevivir; por lo tanto, hay una lucha por la vida en la cual las variaciones favorables son preservadas y las no favorables son eliminadas. Esto lleva a la evolución, la que él definió como “descendencia con modificaciones” (“descent with modification”), y a la formación de nuevas especies.

  • La naturaleza se encarga de seleccionar las formas mejor adaptadas a un medio ambiente en particular, por esto él llamó al proceso selección natural, en contraposición a la selección artificial que los criadores de animales o los cultivadores imponen. Sabemos que la mutación, la reorganización de cromosomas, la reproducción sexual, etc., son las fuentes de variación genética, pero Darwin no tenía conocimiento de tales tópicos. Hoy en día podemos hablar de la “descendencia con modificaciones” como un “cambio en la frecuencia de genes”,” y la selección natural es simplemente “reproducción diferencial,” es decir, que una variante genética deja más prole que otra.4

  • Darwin tomó prestada la expresión “supervivencia del más adaptado” (“survival of the fittest”) del economista Herbert Spencer (1820-1903). La aptitud evolutiva significa que se tiene mayor aptitud (o eficacia) reproductiva. En términos modernos, el más adaptado es el que logra pasar la mayor cantidad de genes a la siguiente generación, y no necesariamente el individuo más grande o el más fuerte.

La evolución a través de la selección natural es la base de toda la biología.

La explicación de Darwin acerca de la evolución a través de la selección natural es la base de toda la biología y de sus sub-disciplinas aplicadas, tales como la medicina, la agricultura, y la biotecnología. Ningún otro biólogo en toda la historia de nuestra especie ha tenido un impacto de esta magnitud. En las palabras del eminente genetista Theodosius Dobzhansky, “Nada en la biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución.”5 El cambio de paradigma, del de la creación al de la evolución, ha trasladado los esfuerzos intelectuales del campo de las creencias que no se pueden probar, hacia una comprensión racional que proviene del método científico. Esto a su vez ha permitido una amplia gama de avances en el conocimiento.

Implicaciones Darwinianas

Uno de los atributos de una teoría científica poderosa es que posibilita la investigación y el entendimiento futuros. Por ejemplo:

La prevención de las enfermedades depende de la comprensión de la evolución.
  • La medicina Darwiniana o evolutiva explica cómo algunos síntomas de enfermedades tales como la fiebre, pueden ser una respuesta favorecida por la selección natural, como defensa contra los patógenos.6 Algunas enfermedades genéticas tales como la anemia drepanocítica (o de células falciformes) podrían permitir la supervivencia diferencial de sus víctimas en zonas de malaria, un fenómeno llamado polimorfismo balanceado (variación genética, por ejemplo, tipos sanguíneos).4 Esto resulta en que un gen deletéreo (la célula falciforme) sea mantenido en una frecuencia relativamente alta en una población, por más de que puede ser letal en una dosis doble (homocigota), puesto que protege contra la malaria a aquellos que lo portan cuando se encuentra presente en una sola dosis (heterocigoto).

  • El pensamiento evolutivo explica la carrera armamentista entre los patógenos y los huéspedes, la cual impide que ninguno de los dos sea eliminado completamente. El razonamiento Darwiniano explica fácilmente el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, como resultado del flagrante uso excesivo de antibióticos. Una droga mata las bacterias susceptibles, dejando vivas aquellas bacterias con una mutación resistente pre-existente, para que creen la nueva generación de bacterias. Por lo tanto, cuando realmente se necesita el antibiótico para tratar una infección bacteriana, los pacientes y los doctores encuentran que la droga no es efectiva. Esto es evolución pura y simple.

El manejo de las especies tiene consecuencias evolutivas.
  • Un proceso similar ocurre en la agricultura con el sobre uso excesivo de pesticidas, y la formación de patógenos, insectos y plantas nocivas resistentes a los antibióticos. Los australianos están muy familiarizados con la “carrera armamentista” entre la mixomatosis y los conejos, en la cual el virus mató inicialmente al 99% de la población de conejos no nativos. El virus que causa la mixomatosis fue introducido a Australia en forma deliberada en 1950, en un intento por controlar la plaga de conejos exóticos. Sin embargo, luego de un tiempo suficiente, los conejos sobrevivientes volvieron con vigor a medida que el virus evolucionó hacia una menor virulencia y los conejos fueron seleccionados por su mayor resistencia al virus.7
La selección de parentesco tiene un contexto evolutivo.
  • Tanto la psicología evolutiva como la ética evolutiva ayudan a explicar el origen de la moralidad.8,9 Entre los primates no humanos, hacer la paz mediante el efecto calmante del acicalamiento mutuo para diluir la agresión, puede ser vista como el precursor de lo que se convirtió en la moralidad entre los humanos.10 Las religiones modernas son invenciones humanas recientes, de tan sólo unos pocos miles de años. Por otra parte, los antecedentes de la moralidad evolucionaron claramente antes de los humanos, como se ve reflejado en la empatía que demuestran los bonobos (Pan paniscus) y la reciprocidad de los chimpancés (P. troglodytes).11 La selección de parentesco, en la que un individuo se sacrifica por un pariente genético cercano, tiene sentido en un contexto evolutivo puesto que algunos de los mismo genes del individuo que se está sacrificando serán pasados por el pariente que sobrevive. A esto se le conoce como aptitud inclusiva o eficacia biológica inclusiva (inclusive fitness).12

  • La ascendencia del virus del SIDA, VIH-1 (virus de inmunodeficiencia humana-1) ha sido rastreado al VIScpz (virus de inmunodeficiencia en simios) portado por nuestro familiar vivo más cercano, el chimpancé.13 Esto no es sorprendente desde una perspectiva evolutiva. En algún colegio de bachillerato hoy en día hay un estudiante cuya futura carrera podría contribuir a controlar la epidemia de SIDA. ¿Qué posibilidad habría de que esto ocurriera si en bachillerato se enseñara creacionismo como una ciencia?

La biotecnología usa las ideas de Darwin.
  • La biotecnología, ya sea en la forma de cultivos modificados genéticamente, drogas sintéticas, terapia genética, o el proyecto del genoma humano, se deriva toda de la profunda perspicacia de Darwin. Darwin no sabía nada de genes ni de cromosomas, ni de cómo funcionaba la herencia. Fue necesario el aporte adicional del trabajo genético de Gregor Mendel (1822-1884) para esto
Las ideas de Darwin condujeron a la investigación sobre ADN.
  • La síntesis moderna de la evolución surgió de la explicación de Darwin sobre la selección natural, y de la demostración de Mendel sobre la herencia, complementado con la investigación de genetistas de poblaciones con orientación matemática. Esta fusión de conocimientos impulsó la ciencia evolutiva hacia la mitad del siglo 20.14 La demostración de James D. Watson y Francis Crick en 1953 de que la estructura molecular del ADN permite la codificación genética, fue un gran avance que eventualmente hizo posible que se hiciera la secuencia de los tres billones de pares de bases químicas que componen el genoma humano, y que se identificaran los 20,000-25,000 genes en el ADN humano.15,16

  • Los recientes descubrimientos en biología del desarrollo y la evolución, conocida como evo-devo en inglés, han demostrado que genes muy similares se encuentran en animales muy disímiles. Estos genes que moldean el cuerpo están controlados por interruptores de ADN llamados potenciadores, que los “prenden” o los “apagan” durante varios estadios del desarrollo. Tales potenciadores son un factor principal en la evolución de la anatomía.17

La evidencia siempre está sujeta a pruebas empíricas. Evidence is always subject to empirical testing.
  • Los televidentes están familiarizados con el análisis de ADN [ácido desoxirribonucleico] que se hizo popular a través del programa llamado CSI (abreviación inglesa para: Investigación del Escenario Criminal). Las técnicas de secuenciación del ADN, a través de las cuales se compara la disposición de A-T-C-G de los códigos genéticos, pueden ya sea condenar, o ya sea exonerar a las personas acusadas de crímenes. Técnicas similares pueden confirmar o negar la paternidad en casos donde ésta es cuestionada, o pueden asegurar que los costosos filetes de mero que uno compra no son carne de alguna otra especie de menor valor. Tales pruebas evolutivas son aceptadas por el sistema judicial porque pasan el estándar Daubert para evidencia científica; es decir, las técnicas fueron sujetas a pruebas empíricas, fueron publicadas en revistas evaluadas por colegas, y fueron aceptadas por la comunidad científica.18 Tales pruebas no existen en el creacionismo; si existieran, no podrían satisfacer ni los estándares científicos, ni los judiciales.

El Cambio de Paradigma

Darwin le cambió el curso al pensamiento científico.

Los ejemplos anteriores son tan sólo una muestra de los beneficios que la sociedad deriva directamente del poder creativo de la teoría de la evolución de Charles Darwin a través la selección natural (para conocer más acerca del legado de Darwin, refiérase al libro: Charles Darwin, la historia concisa de un hombre extrordinario19). La publicación de El Origen de las Especies, el 24 de noviembre de 1859, precipitó uno de esos raros eventos en la historia de la ciencia: un cambio de paradigma. El filósofo Thomas Kuhn utiliza este término para referirse al reemplazo de una cosmovisión por otra.20 Ejemplos de cambios de paradigma en la ciencia incluyen el reemplazo del sistema Ptolemaico, centrado en la tierra, por el sistema de Copérnico, centrado en el sol; y el reemplazo de la física de Newton por la física de la relatividad y la cuántica. El cambio de paradigma instigado por el legado de Darwin ha hecho evidente la superioridad de este método científico como un medio para entender el mundo a nuestro alrededor.

Tim M. Berra, Ph.D. es Profesor Emérito del Departamento de Evolución, Ecología y Biología de los Organismos en la Universidad Estatal de Ohio en Mansfield. Ha recibido dos veces la beca de investigación Fulbright (Fulbright Fellowship), y es autor de más de 75 artículos científicos, y de seis libros, incluyendo Charles Darwin: La historia concisa de un hombre extraordinario (Charles Darwin: The Concise Story of an Extraordinary Man), que cuenta la historia de la vida de Darwin y su importancia para el pensamiento occidental. El libro fue publicado por la Prensa Universitaria de Johns Hopkins, para la celebración en el 2009 del bicentenario del nacimiento de Darwin y del aniversario 150 de la publicación de El Origen de las Especies. El Dr. Berra recibió su doctorado en biología de la Universidad de Tulane en 1969.
http://www.mansfield.ohio-state.edu/faculty/tberra/index.htm

El Legado de Charles Darwin

Estas referencias están en inglés. Las referencias no han sido traducidas al español dado que la mayoría de los artículos citan fuentes en el idioma inglés.

  1. Darwin, C. 1859. On the origin of species by means of natural selection, or the preservation of favoured races in the struggle for life. John Murray: London.
  2. Dennett, D. C. 1995. Darwin’s dangerous idea. Touchstone: New York.
  3. Darwin, C. 1839. Voyages of the Adventure and Beagle, Volume III –, Journal and remarks. 1832–1836. London: Henry Colburn (The Voyage of the Beagle).
  4. Berra, T. M. 1990. Evolution and the myth of creationism. Stanford University Press: Stanford
  5. Dobzhansky, T. 1973. Nothing in biology makes sense except in the light of evolution. American Biology Teacher 35: 125–129.
  6. Nesse, R.M., and Williams, G.C. 1996. Why we get sick. Vantage Books: New York.
  7. Berra, T. 1998. A natural history of Australia. University of New South Wales press/Academic Press: Sydney/San Diego.
  8. Barkow, J. H., Cosmides, L., and Tooby, J. (eds). 1992. The adapted mind. Oxford University Press: Oxford.
  9. Wright, R. 1994. The moral animal. Pantheon Books: New York.
  10. de Waal, F. 1989. Peacemaking among primates. Harvard University Press: Cambridge.
  11. de Waal, F. 2005. Our inner ape. Riverhead Books: New York.
  12. Hamilton, W. D. 1972. Altruism and related phenomena, mainly in the social insects. Annual Review of Ecology and Systematics 3: 193–232.
  13. Bailes, E., et al. 2003. Hybrid origin of SIV in chimpanzees. Science 300: 1713.
  14. Larson, E. J. 2004. Evolution: the remarkable history of a scientific theory. The Modern Library: New York.
  15. Lander, E.S., and 19 coauthors. 2001. Initial sequencing and analysis of the Human genome. Nature 409: 860–921.
  16. Venter, J. C., and 273 coauthors. 2001. The sequence of the human genome. Science 291: 1304–1351.
  17. Carroll, S. B. 2005. Endless forms most beautiful: the new science of evo devo and the making of the animal kingdom. W.W. Norton: New York.
  18. Mindell, D. P. 2009. Evolution in the everyday world. Scientific American 300: 82–88.
  19. Berra, T. M. 2009. Charles Darwin: The concise story of an extraordinary man. Johns Hopkins University Press, Baltimore.
  20. Kuhn, T. S. 1962. The structure of scientific revolutions. University of Chicago Press: Chicago.

Advertisement



Understanding Science